El Final de la Serie de Star Wars Rebels – La Reseña Por Noor-Hal Cuellar

Después de cuatro temporada, esta semana fue la transmisión del capítulo final de la serie Star Wars Rebels, que por cuatro años se enfocó en las aventuras de Ezra Bridger, un joven huérfano sensible a la Fuerza de Lothal y el grupo de rebeldes al que se integra, encabezado por el Jedi Kanan Jarrus y la piloto Twi’lek Hera Syndulla. Dichas aventuras tendrían lugar años antes de la destrucción de la Estrella de la Muerte cuando la Rebelión era un movimiento en ciernes, con células rebeldes surgiendo poco a poco en contra de la opresión que significaba el Imperio lidereado por Palpatine/Darth Sidious en una galaxia muy, muy lejana. A lo largo de cuatro años, presenciamos los eventos protagonizados por dicho grupo de rebeldes y tanto la inclusión de nuevos personajes al canon así como apariciones especiales de otros ya conocidos. Y este lunes, tuvimos la oportunidad de ver una emisión especial de tres episodios que serían los postreros en este viaje que llevamos a cabo junto a los Rebeldes. He aquí la reseña de Star Wars México de lo que vimos en dichos episodios. (Advertencia: SPOILERS a continuación).

En los capítulos anteriores, vemos a Kanan y sus amigos hacer un plan para liberar a Hera de las garras de la Gobernadora Pryce y el Gran Almirante Thrawn. Éste último se ve obligado a viajar a Coruscant para evitar que los fondos imperiales destinados a su proyecto del TIE Defensor se vayan hacia el Proyecto Polvo Estelar, comandado por el Director Krennic (sí, el mismo de Rogue One). Kanan logra rescatar a Hera y a punto están de escapar a salvo junto a Ezra y Sabine cuando el depósito de combustible aledaño explota por órdenes de Pryce y Kanan se sacrifica para salvar a sus amigos. Vemos el impacto de la muerte de Kanan en todos sus amigos, pero Ezra recibe un mensaje de su finado maestro por parte de los Loth-Lobos para salvar el Templo Jedi de las maquinaciones del Imperio. Vemos como Ezra logra accesar el portal de entrada con ayuda de Sabine, y llega a un Mundo entre Mundos donde escucha voces del pasado, presente y futuro en un lugar entre el tiempo y el espacio. Con acceso a diferentes portales, tiene la oportunidad de salvar a Ahsoka Tano de ser liquidada por su antiguo maestro Darth Vader en el Templo Sith de Malachor, y a continuación se enfrenta al dilema de hacer lo mismo por Kanan. Sin embargo, entiende que esta fue la última lección que el antiguo Caleb Dume le dio y tanto él como Ahsoka logran escapar cuando Darth Sidious hace acto de aparición en uno de los portales. Ahsoka regresa a Malachor al punto en el tiempo después de la destrucción del Templo Sith mientras que Ezra logra salir y junto a Sabine clausuran el acceso a dicho portal para evitar que el Imperio se apodere de él.

Hera reune al grupo de Rebeldes para ayudar a Ezra a liberar Lothal. Para ello integra al viejo pirata Hondo Ohnaka y a los clones Gregor y Wolffe, así como Rex y Kallus. A continuación vemos a los rebeldes poner una trampa a la Gobernadora Pryce con la ayuda del exgobernador Ryder Azari y los Loth-Lobos para así conseguir el acceso de vuelta a las instalaciones del Imperio. Sin embargo, Rukh, el mercenario de la especie Noghri contratado por Thrawn logra escapar y avisa al Gran Almirante de la especie Chiss de las acciones de los rebeldes.

Mientras tanto, nuestros amigos rebeldes se encaminan dejando atrás a unos cuantos y la nave Ghost, para así poner el plan en marcha de reunir a todos los Imperiales en el domo de las instalaciones y después emprender retirada; sin embargo, el Gran Almirante Thrawn llega en su Destructor Estelar y amenaza con atacar objetivos civiles. Ezra decide entregarse mientras que sus amigos rebeldes tratan de activar el escudo protector, y Thrawn le recibe llevándolo ante una proyección del Emperador. Es menester aquí mencionar el trabajo fantástico de voz que hizo el actor Ian McDiarmid, quien interpretara a Palpatine en las primeras dos trilogías de Star Wars. El Emperador en esta ocasión trata de cautivar a Ezra con una proyección de sus padres, creada dentro de las ruinas del Templo Jedi de Lothal que Sidious mandó remover, pero Ezra resiste la tentación y, reconociendo el sacrificio y la inspiración de sus padres, destruye los restos del templo y el portal.

Justo en dicho momento los rebeldes que habían permanecido junto a la nave de Hera Syndulla ponen en marcha el plan original de Ezra – quien en una visión de la Fuerza percibió que Thrawn regresaría a Lothal – y envían una señal que llama a los organismos denominados “purgills” (quienes hicieron aparición en la Temporada 2 de Rebels) los cuales atrapan al Destructor Estelar de Thrawn entre sus tentáculos y empiezan a cargar sus energías para viajar a la velocidad de la luz. Hera y Sabine, reconociendo el peligro, piden a Ezra que escape a tiempo pero Ezra se sacrifica y viajan en “hyperspace” mientras que los rebeldes escapan a bordo de la nave Ghost y las instalaciones del Imperio estallan, llevándose a la Gobernadora Pryce y los demás miembros del Imperio consigo.

Ya a bordo del Ghost, los miembros de la tripulación ven un mensaje grabado de Ezra, donde menciona el plan y el sacrificio que estaba dispuesto a llevar a cabo para salvar a Lothal de las garras del Imperio. De inmediato vemos a Hera y a los demás buscando la manera de encontrar a Ezra.

Como epílogo, escuchamos la voz de Sabine Wren narrando los acontecimientos que vinieron después. El Imperio nunca regresó a Lothal, ya que poco después tanto los eventos sucedidos en Scarif y Yavin fueron el comienzo del final del mismo. Hera regresó a luchar con la Alianza Rebelde, y junto al Comandante Rex lucharon en la Batalla de Endor. Zeb llevó al antiguo agente Kallus a Lira-San, para demostrarle que no todos los Lasat habían sido exterminados, y fue aceptado a vivir entre ellos. Hera siguió en el mando de la nave Ghost, junto con un nuevo integrante: su pequeño hijo, Jacen Syndulla. Sabine lo describió de esta manera: “Nacido para volar, tal como su madre. Y bueno, todos conocimos cómo era su padre.” (Por supuesto, dando a entender que era hijo del finado Kanan Jarrus).

Sabine al principio creyó que la misión que le había encomendado Ezra era proteger a Lothal y su gente, pero con el tiempo se dió cuenta que iba más allá. Y en ese momento, apareció la figura resplandeciente de Ahsoka Tano, mientras Sabine y ella se disponían a buscar a Ezra y a traerlo de vuelta a casa.

En lo personal, este final tuvo muchos momentos emotivos, pero lo genial es confirmar lo siguiente: si en Star Wars hay algo parecido a la Regla de Dos y George Lucas es el maestro, Dave Filoni es su digno aprendiz. El final tiene mucho sentido dentro de los roles que estos personajes tendrían en comparación a la trama principal de la saga Skywalker; sin embargo, el epílogo deja muchas áreas de potencial desarrollo para los contenidos a desarrollarse en el futuro, incluyendo el mismo Episodio IX. Nos quedan muchas preguntas y se abren muchas posibilidades: ¿Ezra y Thrawn sobrevivieron? ¿Ahsoka conoció a Luke y a Leia, y se llegó a enterar de la redención de su antiguo maestro Anakin Skywalker? ¿Qué papel juega Jacen Syndulla en las historias postreras? ¿Posee sensibilidad a la Fuerza como su padre Kanan Jarrus? Las posibilidades son infinitas y esto puede darnos una perspectiva optimista de los contenidos que vendrán a futuro en el universo de la saga Star Wars.